TEMPORAL

Cobijarse en la lluvia.
Huir de portales hacinados
refugio de un miedo acuoso.

Gritar garganta al cielo
y empaparse.

Hubiera sido más lógico no exponerse,
dar una zancada y situarse bajo el paraguas
de lo correcto.

Calado hasta a la médula,
la tormenta se va
y los sueños sudan nuevamente.

Entradas populares