sábado, 22 de noviembre de 2014

PLACERES DOMÉSTICOS

No hay prisa por levantarse.
El despertador tiene el día libre
y el sol sabe que hoy,
no iré a su encuentro.

Debajo de las sabanas jugamos,
hasta que un pequeño invasor
se une a la burbuja.

Tu haces los planes,
yo las cosquillas.

Papá:
he soñado con el señor -Cangrejo-
en una ciudad rarísima
donde todo el mundo camina hacia atrás.

Tienen los sábados algo paradisíaco,
oculto en los placeres domésticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario